Educación maternal Seguridad Social II: el parto

Educación maternal Seguridad Social II: el parto

EL PARTO

¡Muy buenos días! Hoy me he levantado contenta. Me han dicho que en las últimos análisis del segundo trimestre de embarazo tanto el Test de O’Sullivan como el tiroides han salido muy bien. Tan sólo me han avisado de que tenía anemia, cosa que ya sabía que pasaría porque las pruebas me las hicieron cuando tan sólo llevaba una semana tomando el suplemento de hierro. Así que con mi cara de felicidad me he ido a la sala en la que se imparten las clases de educación maternal. Hoy tocaba el parto como tema principal.

RESPIRACIÓN ABDOMINAL

Hoy debo decir que han sido muchos los papás que han asistido a la charla por lo que hemos tenido que apretarnos un poco y eso que la habitación es bastante grande. La matrona nos ha dicho que cogiésemos una colchoneta y hemos comenzado la clase con una meditación para practicar la respiración abdominal. Nos ha venido genial para relajarnos un poco. Además nos ha recomendado que lo repitamos cada día para integrarlo en nuestra rutina y que así nos salga sólo el día del parto.

EJERCICIOS DE KEGEL

Seguidamente hemos practicado los ejercicios de Kegel. Aquí os dejo un vídeo de unos de los canales de Youtube que sigo y que está genial para aprender técnicas relacionadas con el embarazo: https://www.youtube.com/watch?v=-ffo2Xv28s0 Ya practicaba algunos de estos ejercicios en mis sesiones de entrenamiento con Benaltrainer por lo que tengo algo de práctica. Nos ha enseñado un par de rutinas: una más lenta y otra más rápida. Igual que con la respiración abdominal, nos ha indicado que cada día los hagamos, estemos donde estemos. Pero, ¿en qué consisten estos ejercicios? Se tratan de contraer y soltar los músculos que forman la vagina y el ano con el fin de fortalecer el suelo pélvico. El objetivo de esta práctica es prevenir la incontinencia urinaria, no sólo antes y después del parto sino también el resto de nuestra vida, y fortalecer los músculos vaginales para facilitar las relaciones sexuales. Además últimamente también se recomienda a los hombres para la eyaculación precoz, disfunción eréctil o la incontinencia urinaria derivada de la extirpación de la próstata.

MASAJE PERINEAL

Una vez lo hemos practicado durante unos diez minutos, Mariola ha pasado ha explicar el masaje perinealEste masaje debe dárselo la embarazada o su pareja a partir de la semana 34/35 con la intención de evitar la episiotomía o los desgarros el día del parto. Lo ideal es hacerlo con un aceite natural que facilite la lubricación de la zona y así evitar molestias. En internet hay multitud de webs que explican detalladamente cómo realizarlos. Tengo claro que cuando llegue ese momento voy a realizármelo para evitar molestias futuras, eso sí, teniendo sumo cuidado y según las recomendaciones de la matrona. Ella nos ha avisado del riesgo de incentivar el número de contracciones y con ellas la fecha de parto. Así que lo haremos con precaución y siempre atentos a los síntomas.

Con respecto a este tema, nos ha enseñado un aparato diseñado por un ginecólogo alemán basado en las culturas ancestrales que introducían en la vagina verduras u otros utensilios para facilitar la dilatación de la vagina. Este invento se llama Epi-No (de “episiotomía-no). Sé que lo venden en internet y tiene un precio de unos 100 €. No obstante, según nos ha dicho Mariola, debe ser usado bajo la supervisión de un fisioterapeuta especializado en suelo pélvico. No es más que una perilla que se introduce en la vagina y que tiene un sistema parecido al de los neumáticos para hincharse. El tope es el tamaño de la cabeza de un bebé. Este es el enlace de su web, por si queréis más información: http://epino.es

SÍNTOMAS DEL PARTO

El tema ha dado para mucho y una vez aclaradas las dudas, la matrona ha pasado a describir cómo serán los síntomas propios del parto a los que tenemos que prestar atención para reconocerlos. Sin ser alarmista, nos ha recomendado estar pendiente de las contracciones y la frecuencia con que se repiten -sin necesidad de estar con el reloj en la mano-, la rotura de la bolsa -aunque según contaban las veteranas no todas saben detectar si han roto aguas, así que ya veremos si soy una de ellas o no- y, por último, el sangrado. Si tenemos en cuenta el nivel de urgencia con el que debemos acudir al hospital el orden sería:

  • Sangrado: sí o sí vamos al hospital, incluso antes del parto.
  • Rotura de la bolsa: lo ideal es que acudamos al hospital, ya que una vez rota se pierde la protección de la que disfruta el bebé en el interior del vientre materno.
  • Contracciones: aquí no se ponen muy de acuerdo los especialistas sobre cuántas deben ser en un tiempo determinado. En alguna ocasión me han dicho que si son 3 cada 10 minutos durante 3 horas y continúan es señal de que estamos de parto. Otras dicen otros números. Mariola no es partidaria de recomendar un intervalo concreto, pero sí nos ha dicho que en el momento que nos sintamos incómodas y no podamos soportarlas nos vayamos al hospital por si acaso.

EPIDURAL

La epidural ha sido otro de los temas estrellas. A favor, en contra. Ha habido opiniones para todos los gustos. Hay que prefiere un parto natural, otras que no aguantan los dolores, otras que en sus primeros partos la pidieron y luego no les valió de nada. Yo tengo claro que la pediré, pero lo que finalmente pase no lo sé, dependerá de cómo se vayan sucediendo los acontecimientos. En teoría hay que haber dilatado unos 3 cm para que te la administren. Superada esa dilatación la puedes solicitar en cualquier momento, pero no te la recomiendan si ya estás muy avanzada por el tema de tener control sobre la expulsión del bebé. De todas formas, eres tú la que eliges.

¿QUÉ LLEVAR AL HOSPITAL?

Para terminar hemos tocado el tema de qué llevar al hospital. Nuestra matrona es partidaria de no llevar cosas innecesarias. Para la mamá nada de sujetadores (si le vamos a dar el pecho al bebé), nada de discos de lactancia, sí echar el neceser, algún camisón y algunas braguitas. No olvidar en ningún caso la documentación: la libreta de embarazo, el plan de parto, el DNI o en su defecto el carnet de conducir y sobre todo cualquier informe que nos hayan dado en el seguimiento del embarazo. En el caso del peque, llevar algunos pijama o bodies con manga larga y pantalón largo (por el aire acondicionado del hospital), pero nada de pañales ya que los suelen dar en el centro donde demos a luz. Pero muy importante llevar la sillita del coche. Y me pregunto, ¿seré una de esas madres apretadas que van con la maleta de viaje a cuestas? Jajaja Creo que no, pero ya os lo contaré. ¡Qué malos son los por si…!

En fin, me encantaría poder deciros pues yo voy a hacer esto o lo otro, pero no tengo ni idea de cómo será ese día. Si estaré nerviosa o no, si sabré detectar los síntomas o no, si me dolerá o no. La verdad es que hoy por hoy no pienso demasiado en eso, es más, aún no me lo creo. Lo que sí os aseguro es que voy a hacer todo lo que esté en mi mano para evitar cualquier inconveniente, aunque no sean una garantía de que me vayan a servir finalmente.

Espero haberos ayudado un poco sobre las cosas a tener en cuenta para el parto. Si tenéis alguna pregunta no dudéis en poneros en contacto conmigo. Os recuerdo, no soy experta, pero si puedo deciros lo que a mí me han sugerido los especialistas con los que trato. Y dicho esto, ¡qué tengáis un feliz miércoles y jueves! Besitos. 😘

Cuidados del recién nacido tras el parto

Cuidados del recién nacido tras el parto

CUIDADOS DEL RECIÉN NACIDO TRAS EL PARTO

El viernes pasado os adelanté de forma resumida cuáles eran las atenciones que debe recibir el bebé nada más salir del vientre materno. Os dije que quería seguir investigando sobre el tema. Pues bien, tras leer mucho estos son los cuidados del recién nacido que se suelen seguir en las maternidades españolas en general:

  1. ASPIRACIÓN DE SECRECIONES EN BOCA Y NARIZ: depende del centro sanitario en el que se dé a luz, pero suele practicarse para ayudar al bebé a respirar.
  2. CORTE DEL CORDÓN UMBILICAL: primero lo pinzan y luego lo cortan, bien nada más nacer o cuando el cordón deja de latir, una vez que deja de recibir el aporte sanguíneo. En ocasiones le preguntan al papá si quiere cortarlo él. Luego se le coloca la pinza de plástico que tendrá colgando el recién nacido hasta que se le cae en aproximadamente una semana. Durante ese tiempo existen varias teorías sobre cómo curar el ombligo, pero a mí me han recomendado no aplicar ningún antiséptico y simplemente evitar que se moje y mantenerlo seco.
  3. TEST DE APGAR: pruebas que el equipo médico realiza al bebé tras cortar el cordón umbilical para comprobar que está sano. Se mide el ritmo cardíaco, la respiración y el llanto, su tono muscular, los reflejos y el color de su piel. El test se repite tres veces en los cinco primeros minutos de vida y permite descartar cualquier tipo de intervención de urgencia.
  4. TALLAJE Y PESAJE: se pesa y se mide al bebé y se le mide el perímetro cefálico (PC), que no es más que el contorno de la cabeza, por encima de las orejas y las cejas. Esta medición se irá repitiendo hasta que el bebé cumpla los 24 meses y permitirán al pediatra comprobar que las partes blandas (fontanelas) que tiene al nacer se han ido soldado y que el crecimiento es normal.
    • Si el tamaño es excesivo, macrocefalia, puede ser indicador de tumores, hidrocefalia o meningitis.
    • Si es deficiente, microcefalia, puede ser una señal de mal desarrollo del cerebro, desnutrición, etc.
    • El perímetro medio del cráneo del recién nacido es de entre 33 y 36 cm.
  5. VITAMINA K: muy importante para la coagulación de la sangre. Evita que el bebé sufra un trastorno hemorrágico que pudiera poner en peligro su vida. Por ello se le suele administrar una inyección inmediatamente después del parto. El calostro, la primera leche que produce la madre y que es tan importante que el bebé tome, tiene más vitamina K que la que tendremos después. Es recomendable que antes de abandonar el hospital preguntemos al médico si le han administrado la dosis de vitamina K, ya que a veces se les puede olvidar, y con una inyección es suficiente para que esté protegido. A pesar de ello, tened en cuenta que no es obligatoria y que podéis elegir no ponérsela, pero siempre es bueno saber el por qué se le inyecta al recién nacido.
  6. PROFILAXIS OCULAR: a los bebés, tras el parto, se les suele aplicar un colirio que disminuirá el riesgo de conjuntivitis neonatal (infección ocular gonocócica), por la obstrucción del lagrimal, por bacterias contraídas antes o durante el parto o irritación.
  7. LAVADO DEL RECIÉN NACIDO: hoy en día no se les lava. Se deja al bebé sobre el pecho de la madre, para el contacto piel con piel, y se le seca un poco para evitar que pierda temperatura.
  8. CUIDADO PIEL CON PIEL O MÉTODO CANGURO: es muy importante que os dejen tener al bebé sobre vuestro pecho al menos las dos primeras horas de vida. Ya no es habitual que se lo lleven a otra sala para realizarle los primeros cuidados. Está comprobado que esta práctica tiene beneficios para la madre y para el neonato. A parte de ayudar al recién nacido a conservar la temperatura corporal, a respirar mejor y favorecer la involución uterina, también contribuye a que se produzca el agarre espontáneo y comience así la lactancia materna de forma natural. Es algo que antiguamente se llevaba a cabo, pero que se dejó de hacer cuando empezamos a dar a luz en los hospitales.

Aquí tenéis un vídeo para qué veáis como el bebé busca el pecho de forma instintiva mediante los “reflejos de arraigo” activados por la hormona noradrenalina, que le ayuda a reconocer el olor de la madre y le mantiene despierto durante unas dos horas.

Os dejo un artículo de El País en el que una matrona del Hospital Universitario de la Paz cuenta su experiencia en el paritorio y cómo ha cambiado todo desde que ella empezó su carrera:

https://elpais.com/elpais/2018/04/18/mamas_papas/1524044648_558232.html

Educación maternal privada I: Cuidados del Recién Nacido.

Educación maternal privada I: Cuidados del Recién Nacido.

Educación maternal privada

Ya hemos llegado a la semana 26 y seguimos con los deberes de asistir a las charlas de preparación al parto. Como os adelanté, el miércoles tuve la primera clase de educación maternal privada. En esta ocasión ha asistido conmigo mi novio 👪 y de alguna forma me ha hecho sentir más tranquila, ya que hay cosas que considero que él debe conocer también.

El grupo

El grupo era bastante variado y, a pesar de habernos citado a las 11 de la mañana, asistieron cuatro padres. Unas cuantas parejas hacía semanas que habían empezado las charlas y otras como nosotros eran novatos. No sabía que iban a mezclarnos. Mi sorpresa fue cuando en la pantalla vi que era la cuarta sesión y esta trataba de los cuidados del recién nacido 👶🏼. Los nuevos teníamos todos las mismas caras de asombro, pero rápidamente la matrona que la impartía nos aclaró que no pasaba nada porque las íbamos a ver todas, aunque el orden no fuera el lógico.

Aunque en un primer momento me generó desconfianza he de decir que en cuanto escuché a Arancha, la matrona, hizo desaparecer mis dudas. A parte de ser una chica muy simpática y con mucho desparpajo, se notaba que el tema le apasiona y que posee muchos conocimientos al respecto. La charla duró unas dos horas y fue muy completa, tanto que salimos de allí con tanta información que estábamos abrumados 😵 e incluso algo asustados por lo que se nos viene encima. Sé que no será fácil, pero si ambos ponemos de nuestra parte saldremos adelante o eso espero.

Cuidados piel con piel

Para empezar habló de los cuidados piel con piel. Hasta hace un año esto era desconocido para mí. He leído algunos post al respecto, pero hasta que no escuché a Arancha el miércoles no entendí realmente la importancia de practicarlo nada más nacer el bebé. Ella nos contó que en la sanidad pública, a diferencia de los centros privados, suelen colocarte al bebé sobre el pecho y te recomiendan que lo tengas encima mínimo las dos primeras horas de vida. El objetivo de esto es que el peque conserve la temperatura de su cuerpo y aprenda a respirar adoptando nuestro ritmo cardíaco. Me encantó saber el por qué de esta práctica y más cuando supe que en el hospital que daré a luz lo incluyen dentro de su protocolo tras el parto.

Agarre espontáneo

Así mismo nos hizo hincapié en lo relevante que es que el niño durante sus tres primeras horas de vida estén despiertos y coman antes de volverse a dormir para que no agoten sus reservas. Nos habló de vídeos de “agarre espontáneo” en los que se deja al bebé buscar instintivamente el pecho de la madre para empezar a mamar. Aún no he visto ninguno, pero me pareció tan bonito cómo lo explicó que intentaré compartir con vosotros alguno. Nos comentó también que la aureola y el pezón de la madre se pone de un color más oscuro para facilitar ese agarre, ya que los recién nacidos aún no ven bien y sólo distinguen las cosas oscuras de las claras. Esto ya lo sabía, pero aún me sigue sorprendiendo cómo es de sabia la naturaleza.

Cesárea

En caso de parto por cesárea nos aconsejó que preguntásemos si el padre puede practicar la “piel con piel” y que intentásemos que el bebé no ingiriera más de 5 centímetros cúbicos de leche antes de que le podamos dar el pecho para que así se agarre mejor.

Nos detalló una por una las pruebas que se le hacen al bebé -a ver si escribo un post de esto, porque es un tema muy amplio.-

Cuidados y caída del cordón umbilical

Explicó paso a paso cómo esperar la caída del cordón umbilical, la importancia de mantenerlo siempre seco y del correcto cambio de pañal para evitar que se moje. Nos desveló falsos mitos y nos enseñó a detectar si el ombligo se ha infectado o no, para ello sólo tenemos que olerlo y no hacer mucho caso de si le sale algún líquido. He de decir que este era uno de los temas que más nos preocupaban. Queremos hacerlo bien, por el bien de Liam.

Trámites burocráticos

Hizo un repaso de todos los trámites burocráticos 📁 que debemos hacer tras el nacimiento para formalizar la baja de maternidad, registrar al peque, las ayudas para madres trabajadoras (no es mi caso), el número de la Seguridad Social del bebé y la inserción del niño en el programa de “niño sano”. Escuchando todas las instrucciones tanto mi pareja como yo nos agobiamos un poco 😱. Supongo que todas las parejas tendrán ese mismo sentimiento y que luego será más sencillo de lo que parece ahora. Ya os contaré cómo lo llevamos llegado ese momento.

Calendario de vacunación

También nos habló del calendario de vacunación 💉: hepatitis b, prevenar, varicela, protatec, vexero y meningitis. Fue muy interesante porque nos aclaró en qué período hay que ponerlas, si están cubiertas por la sanidad pública o no, precios, etc. No obstante, llegado el tiempo en el que tengamos que ponérsela nos informaremos mejor.

Programa de “niño sano”

Fue bastante graciosa al describir las visitas de “niño sano” con el pediatra y cómo las madres estamos más preocupadas del percentil y el peso del bebé más que de si está sano o no. Por lo que he visto a mi alrededor pienso que tiene razón. Estamos más pendientes de si el niño coge peso y si crece y lo comparamos con los bebés de otras, cuando lo verdaderamente importante es que el niño esté sano. Jijiji Espero aprender de la experiencia.

Baño e higiene del bebé

Con respecto al baño y la higiene del recién nacido 🛁, recomendó higienizar los genitales cada vez que le cambiemos el pañal, pero limitar el baño a dos o tres veces por semana sobre todo porque los productos que solemos usar para bañarlos pueden provocar la pérdida de la protección de su piel, la flora, y ello podría derivar en una dermatitis atópica. Desaconsejó el uso de ninguna esponja. Y destacó la importancia de secarlos muy bien e hidratarlos siempre con aceites naturales y las veces que queramos al día.

Deposiciones del bebé

Dedicó un ratito a explicar cómo serán las deposiciones del bebé. Por ejemplo que las heces los dos primeros días será negra (es el meconio y es señal de que los intestinos funcionan bien), que al tercero será verde y a partir del cuarto serán amarillas, de aspecto líquido y con grumitos.

Prevenir la muerte súbita

Nos dio indicaciones para prevenir la muerte súbita como no fumar, no acostar al bebé sólo en la cama de los padres (siempre con nosotros), evitar las bajas temperaturas o el calor excesivo, no arropar con edredones muy grandes, acostar al bebé boca-arriba, nunca boca-abajo, y siempre con los pies al fondo de la cuna dejando un hueco por encima de la cabeza.

Observaciones no patológicas

Hizo un repaso de las cosas que son normales y que nos pueden preocupar, pero que tienen su justa importancia: el estornudo, la regurgitación, hemorragia subconjuntival, manchas, granitos y cabeza grasa, ictericia, hinchazón de mamas, manchas rojizas en el pañal, cólicos, etc. Estas explicaciones nos han venido muy bien, porque estoy segura de que si nadie nos las hubiera dado nos habríamos asustado bastante.

Conclusión

Para terminar nos dijo que lo más importante es que coma bien. Alabó los beneficios de la lactancia materna y de cómo mantendrá al bebé sano.

En definitiva, muchísima información, toda muy interesante, pero que si me pusiera a detallarla toda en un sólo post sería muy pesado. Así que en cuanto pueda iré investigando más y os iré redactando post individuales para completar lo que os he contado en este artículo.

De momento, creo que la clase privada ha sido mucho más productiva que la del centro de salud, pero lo confirmaré según vaya avanzando en los temas más destacados y sobre todo cuando toquemos el mismo asunto. Esto es sólo una primera impresión.

Supongo que ahora mismo estaréis tan abrumados como nosotros el miércoles, pero espero no haberos aburrido mucho. Si es así, por favor decídmelo para adaptarme a lo que necesitéis. Dicho esto, ¡disfrutad del fin de semana y nos vemos el lunes!

Educación maternal Seguridad Social I: recursos para el parto.

Educación maternal Seguridad Social I: recursos para el parto.

Educación maternal: recursos para el parto.

Ayer tuve mi primera clase de educación maternal en mi ambulatorio. Ya había conocido anteriormente a la matrona, Mariola. Es una persona dulce, empática y que transmite bastante seguridad por su experiencia.

Llegué unos minutos tarde y ya había como veinte personas sentadas en círculo. De ellas, tan sólo cuatro eran padres. Supongo que será más que nada porque los papis estarían trabajando. No obstante, seguro que alguno no asistió porque consideró que este tipo de charlas son más para las embarazadas. Puede que sea algo educacional, pero considero que es muy importante la presencia de las parejas para que conozcan los protocolos, las maneras de relajarnos y aprender cómo gestionar las futuras situaciones que le esperan cuando la mujer se ponga de parto y con el bebé una vez que nazca.

Mi chico no vino 😉, pero porque él ha decidido asistir a las del seguro privado solamente -no creo que sea necesario asistir a las dos, pero como tendré a Liam en un hospital público quiero tener contacto con sus profesionales.- Dejando a un lado esto os contaré cómo fue y las sensaciones que fue sintiendo durante las casi dos horas que duró la clase.

Al llegar la matrona nos entregó un folio en el que se explicaba de manera detallada como realizar el masaje perineal, el librito del “Plan de parto y nacimiento” y el calendario con las fechas y temáticas de cada clase. Cuando llegaron todas las parejas y madres procedimos a presentarnos uno por uno. Suele ser habitual cuando te enfrentas a un público por primera vez en que la persona que lo dirige realice este tipo de dinámicas de grupo. Sirve para romper el hielo y conocer las historias de los demás.

Presentaciones

Me tocó presentarme en segundo lugar, detrás de otra mami de 40 años que ya tenía experiencia en la maternidad. Os dije en el post anterior que noto las hormonas un poco más revolucionadas desde hace un par de semanas. Pues siguen igual. Desde que me quedé embarazada he hablado del tema con total tranquilidad, pero al tenerme que presentar hoy me he emocionado. La matrona lo ha notado y rápidamente a pasado a la siguiente, supongo que para que me tranquilizase. No he podido decir mucho: mi nombre, mi edad, cómo me quedé embarazada y lo querido que es mi niño. Al final he pensado: “¡Qué tonta! Me hubiera gustado decir más cosas.” Pero luego he entendido que he dicho lo que tenía que decir, ni más ni menos.

Los testimonios se iban sucediendo y he de decir que ha sido muy interesante escuchar todas las experiencias de los padres de la sala. De todas las parejas, extrañamente -o eso nos ha indicado la matrona- había bastantes embarazadas por segunda vez, lo que es positivo porque seguro que nos ayudan mucho a las mamás primerizas. El origen de las parejas era diverso. Vivo en un sitio muy turístico, por lo que es normal que haya personas de diferentes nacionalidades. Ha sido curioso ver cómo se afronta el embarazo en otros países y cómo se actúa en el momento del parto. No es que sea muy distinto a cómo se procede en España, pero sí había algunas diferencias.

Podría hablar de cada caso y seguro que algo os encantaría de ellos, pero de todos me quedo con uno en especial. No diré sus nombres sí lo que me ha llamado la atención. Ella es un mamá de 41 años y él se ve también un papá de unos 45 ó así, aunque no lo ha dicho. Como nosotros han tenido que recurrir a tratamientos de reproducción asistida para poder tener el que será su primer hijo. Ambos parecían personas entrañables. Hasta aquí nada extraordinario. Hay muchas parejas en su situación. Lo que me ha impactado ha sido su fortaleza. Ella estaba embarazada de 28 semanas y desde la semana 15 se está sometiendo a quimioterapia porque le diagnosticaron cáncer de pecho. El tratamiento que tiene ahora no afecta a la gestación, de hecho dice que lleva un embarazo muy bueno. Sin embargo, a mediados de junio le han programado una cesárea porque le tienen que poner una quimio más fuerte y que puede poner en riesgo la vida del bebé. Por eso, en la semana 32 le practicarán la intervención. Al escucharlos y ver su entereza me he vuelto a emocionar. No lo he podido evitar, pero los he visto tan bien que estoy convencida de que les va a salir genial. Espero verlos después y confirmarlo.

Recursos para el parto

Una vez terminadas las presentaciones, hemos pasado a la charla en cuestión: “Recursos para el parto.” No sé cómo serán estas clases en otros centros, pero en este me da la sensación de que la matrona la va a dirigir de una manera muy emocional, cosa que me gusta porque creo que el tema es muy bonito y no hay de qué avergonzarse.

Lo primero ha sido describir con una palabra el parto. En concreto la pregunta ha sido: “¿Qué es lo primero que os viene a la cabeza cuando pensáis en el parto?” La lista ha sido larga, pero sorprendentemente las palabras fuerza, potencia, ilusión -la que yo he elegido-, principio o vida han ganado a dolor, sufrimiento, miedo, nerviosismo o incertidumbre. Jajaja Creo que me ha tocado un grupo muy positivo, pero está claro que a pesar de nuestro buenos pensamientos detrás hay mil dudas y temores y sobre todo el deseo de que salga todo bien.

Tras esta primera toma de contacto, las veteranas han contado como fueron sus anteriores partos. Opiniones y experiencias de todo tipo. Unas tuvieron partos de muchas horas y dolorosos, otras terminaron en cesáreas, otras casi escupieron a sus hijos. En fin, ya estoy acostumbrada a escuchar de todo. Mariola, la matrona, nos ha recomendado que el día del parto intentemos relajarnos para que la dilatación sea mejor, para que no entremos en pánico y sobre todo para no transmitirle esos nervios al bebé. Me considero una persona bastante tranquila y espero seguir así cuando llegue ese día, pero nunca se sabe y siempre viene bien que te den pautas para conseguirlo.

Otra de las cosas que me ha llamado la atención ha sido cuando nos ha dado el esqueleto de una pelvis y nos ha enseñado el hueco por donde tiene que salir el niño. ¡Madre mía! ¿Por ese “agujerito”? Mientras lo mirábamos asustadas nos ha explicado el movimiento que se genera con la dilatación, la mejor posición para facilitar que el hueso del coxis se coloque en la posición adecuada para que el bebé salga. Esa posición es en cuclillas o semi-sentada. Para ello, nos ha enseñado una serie de ejercicios que debemos realizar con la pelota de pilates a ser posible desde ya. Con esa rutina no sólo fortaleceremos el suelo pélvico, sino que además facilitaremos la colocación del peque el día del parto.

Le he comentado a Mariola el dolor que tengo en el pubis, el que os conté en el post anterior, la sínfisis púbica. Como os dije es algo normal, aunque solo le pasa a un 30% de las embarazadas. Para aliviar las molestias me ha recomendado comprar una faja sacroilíaca. Dice que sostiene la pelvis y las caderas y es también útil para después del parto.

Más tarde nos ha recomendado una serie de masajes en la espalda para relajarnos y que los futuros papis deberían practicarnos en día “D”. Como no estaba mi chico, se lo he hecho a mi compañera de al lado y luego ella a mí y he de decir que sí que relaja, por tonto que parezca.

No ha dado tiempo a mucho más, ya que algunas presentaciones han sido largas. Nos han quedado temas que daremos el próximo martes. Y para terminar hemos tenido otra dinámica de grupo en la que hemos practica el contacto físico con el resto del grupo mediante unas “palmaditas” en la espalda mientras caminábamos por un pasillo que hemos creado entre nosotros. ¿Curioso no? Desconozco el procedimiento en otros centros de salud, pero he de decir que me he sentido a gusto.

¡Ah! Otra cosa que nos comentó Mariola es que el próximo día 30 de mayo podemos realizar la visita al hospital que nos corresponde para dar a luz. Esto me parece muy interesante para familiarizarnos con el entorno en el que estaremos dentro de tres meses y así ir a “tiro fijo” y no perdernos en el recinto. Además ver en qué condiciones se encuentran las instalaciones seguro que nos dará tranquilidad. La semana que viene os cuento qué tal.

Os dejo este enlace a un post de la FAME (Federación de Asociaciones de Matronas de España): http://www.federacion-matronas.org/ipn/el-alivio-del-dolor-en-el-parto/

¿Cómo fueron vuestras clases? ¿Se parecían a esta? ¿Qué te llamó más la atención de vuestra primera charla? Si quieres puedes compartirlo conmigo en los comentarios. Si no, nos vemos en el próximo post. 😘

Molestias en el fin de semana: sínfisis púbica y cansancio.

Molestias en el fin de semana: sínfisis púbica y cansancio.

Fin de semana: 19 y 20 de mayo

Sábado 19. Se acerca la última semana de mayo y aún tengo mil cosas por hacer. Hoy he estado en casa de mis padres. Suelo ir una vez a la semana para comer con ellos o ellos vienen y comemos por ahí. Como crezco por días cada vez me entra menos ropa, pero intento hacer un apaño con lo que tengo. Cada vez soporto menos los pantalones -por la sínfisis púbica- y como el tiempo ha mejorado intento tirar de vestidos y sandalias.

Pubalgia o sínfisis púbica

Ya hace tiempo que vengo notando dolor en el pubis. He leído algunos post por saber si era algo que debiera notificar a mi ginecóloga. Parece ser que se llama pubalgia o más concretamente en el embarazo se conoce como sínfisis púbica. También puede llamarse diástasis del pubis. No es algo por lo que deba alarmarme ya que suele estar provocado por:

  • la liberación de sustancias hormonales, como la relaxina, que hacen que los ligamentos y las articulaciones se vayan preparando para el parto,
  • la presión que se genera en la zona debido al crecimiento del bebé y, como consecuencia, del útero.

Aunque es más frecuente que se de en el tercer trimestre de embarazo -y no suele afectar a todas las embarazadas- yo lo vengo notando desde el tercer mes aproximadamente. Hasta ahora era algo molesto, pero podía soportarlo. Sin embargo, desde hace un par de semanas es cada vez más notorio. El dolor es más profundo, como si me estuvieran separando los dos huesos que forman la pelvis. No suelo hacerle mucho caso, pero cada vez es más evidente.

En un principio me molestaba de vez en cuando y sobre todo al ponerme los pantalones o atarme los cordones. Ahora suelo notarlo casi todo el día y muchas veces de noche, al cambiar de postura o al levantarme por las mañanas. Os dije que me costaba dormir ¿no? Pues esto no ayuda y me levanto “echa polvo”.

¿Se puede tratar?

¿Remedios? Al parecer lo único es tomar analgésicos para el dolor. Eso es solo un remedio temporal que alivia la molestia pero que no va a impedir que siga conmigo, así que prefiero evitar tomar nada. Quizás soy muy burra pero mientras que pueda soportarlo evitaré los medicamentos. En algunos casos, se puede tratar con un fisio.

Bien, esta es otra de las razones, a parte de por mi peso y el calor, por las que cada día prefiero vestirme más con vestidos que con pantalones.

A pesar de todo, el sábado fue bastante tranquilo, disfrutando de mis padres. Tuve tiempo para tomar el sol, charlar con ellos y seguir haciendo planes.

Domingo: día de limpieza

El domingo me levanté con muchas ganas. El día anterior quedé con mi madre en que contrataría a un pintor. Aunque había pensado pintar yo las habitaciones, mis padres me tuvieron que abrir los ojos y hacerme ver que ya no estoy tan ágil como antes. De modo que les haré caso.

Nada más despertarme ya tenía la idea en la cabeza: “hoy era día de limpieza.” Y así ha sido. Me he levantado temprano y me he tomado mi desayuno -algún día os contaré lo que disfruto este momento del día.- Al terminar me he puesto a limpiar a fondo. Poco a poco he ido notando como me empezaba a doler el cuerpo. Aún así he seguido hasta la hora de comer. No he terminado, pero he pensado que era bueno hacer un descanso. Parece que me han dado una paliza. Me duele la parte baja de la espalda, la barriga se me ha puesto muy dura y el pubis me está matando. Todo ello me ha hecho parar.

Tras el almuerzo he tomado la decisión de relajarme. Aunque crea que puedo con todo, no debería hacerlo todo de golpe. El cuerpo me pedía dormir y me lo he permitido. Tampoco hay prisa. ¿Por qué a las embarazadas nos da por tomarnos la limpieza tan en serio? De verdad que es algo que me sigue llamando la atención. Queremos ver las cosas limpias y las queremos ya. Quien tenga ayuda en casa podrá repartir esas tareas. En mi caso no es posible. Mi novio trabaja los siete días de la semana y aunque cuando puede me echa una mano, la mayoría del tiempo estoy sola. ¡Me encanta! Llevamos tanto tiempo así, que es algo que forma parte de mi día a día. Se han convertido en mis momentos y me sirven para pensar y para dar rienda suelta a mi creatividad -este blog, por ejemplo.-

He dormido y me he despertado mejor, aunque aún sigo aquí tirada en el sofá. Para no sentirme muy ociosa he pensado contaros cómo me encuentro y así parecer productiva. Quizás no os interese saberlo, pero yo necesito contarlo.

El embarazo con sus cosas buenas y malas

A menudo hablo con amigas que han estado embarazadas y otras que lo están y la mayoría coinciden en lo mismo: pocas cuentan las cosas como son. No creo que sea por fingir, simplemente porque lo bueno es mucho mejor que lo malo. Por eso he querido contar mi experiencia tal cual. Es cierto que llevo un embarazo muy bueno y que no cambio los momentos que llevo vividos, pero también es cierto que es incómodo.

En un primer momento (primer trimestre) no notas el peso, pero te puede dar por vomitar -no es mi caso.- Luego cuando se te pasan los vómitos, empieza a crecerte la “barriguita”, el culete, los pechos, tu centro de gravedad va cambiando, etc. Todo ese crecimiento va acompañado de molestias y en algunos casos dolores. Tampoco me quejo demasiado porque hasta ahora he estado muy bien, pero estas últimas semanas me está tocando. Llamadme masoquista. Por una parte agradezco sentir que estoy embarazada, pero otras echo de menos estar tan bien como estaba hasta hace un par de semanas. Pero claro, algo tenía que tener y me ha tocado el dolor de pubis, la hinchazón de piernas, la anemia y la tensión baja

No sé, quizás sean las hormonas pero este fin de semana la montaña rusa está bajando y noto cambios de humor y quizás por eso haga caso a los síntomas más negativos del embarazo. No pasa nada, seguro que tras el descanso de hoy volveré a ver el lado bueno de las cosas. 😉

Lo mejor

Lo mejor: el peque sigue muy activo y cada vez lo noto más. 😍 Además esta semana tengo las clases de educación maternal: martes por la Seguridad Social -ya me avisaron para cambiarme el día- y miércoles por el privado. Así que el viernes os haré una comparativa de las dos. A ver cuál me resulta más interesante o si las dos merecen la pena.