¡Ya estamos a miércoles 9 de mayo! ¡Qué rápido va pasando todo! Esta semana está siendo más tranquila porque me lo he propuesto así. Desde el lunes me noto muy cansada, por no decir agotada. No sé muy bien la causa, pero imagino que será la mezcla de no dormir mucho, la falta de hierro y acumulación de tareas. Por eso he decidido parar un poco y tomarme las cosas con más calma, al menos durante un par de días.

Seguro que muchas de vosotras habéis estado igual o peor. En mi caso, como os comenté el lunes, tengo sensaciones de un embarazo más avanzado. Hace tiempo que me cuesta conciliar el sueño. Me cuesta encontrar la postura y me levanto como cuatro veces de madrugada para ir al baño o beber agua. Ahora además se me ha sumado la sensación de calor. Las dichosas hormonas ya han empezado a hacer de las suyas. En fin que no consigo dormir más de dos horas seguidas, aún habiendo comprado la almohada de maternidad, y cuando me despierto por la mañana parece que me ha pasado una apisonadora por encima. La verdad es que no me quejo porque hasta el momento he tenido un embarazo buenísimo, pero sí es cierto que mi cuerpo me está pidiendo relax y descansar. El lunes, por ejemplo, a la una del mediodía me tuve que acostar. Me había levantado temprano, porque no aguanto en la cama, pero a esa hora no podía concentrarme para estudiar, ni para redactar este post, ni para nada.

Dicen que llegando al tercer trimestre el aumento de peso, el crecimiento del vientre y el útero, el peso del bebé, que los vasos sanguíneos se comprimen a la altura de la pelvis y el abdomen y que cada vez cuesta más respirar, pueden provocar que la embarazada esté más cansada durante este período. Por eso ante vosotros me comprometo a parar un poco para retomar fuerzas y seguir con más ganas. No os preocupéis que el blog sigue, pero mi rutina diaria será otra.

Pero bueno, vamos a lo importante ¿no? Ayer fue un día ajetreado de los míos. Por la mañana tuve que ir a sellar el paro y a visitar a la médica de familia para seguimiento de embarazo. Vuelvo a repetir, ¡qué rápido pasa el tiempo! Ya hace seis meses que estoy desempleada y ahora me viene la reducción de la retribución. No me preocupa demasiado porque de momento puedo permitirme estar un tiempo más parada y disfrutar de mi estado y de los primeros meses de mi bebé. Aún así busco un futuro mejor en el que pueda conciliar mi vida familiar con la laboral. El proyecto del que os hablé sigue adelante. Me ilusiona y me da miedo al mismo tiempo. Quiero hacerlo bien y para ello me entregaré en cuerpo y alma y es por eso también por lo que necesito fuerzas. ¡Ojalá salga bien! Y si no, al menos lo habremos intentado y habremos aprendido muchas cosas.

Mi visita a la médica de cabecera fue bastante rutinaria. Como siempre: peso -71, ya llevo casi 10 kg. 😱-, toma de tensión -8/5 😩, esta puede ser la causa de que no pueda con mi alma- y con el dopler escuchar los latidos del corazón de Liam. Este último trámite fue gracioso. Me tumbé en la camilla y la doctora se acercó con el aparato para escuchar los latidos. Al principio nada. Luego se empezó a escuchar un latido lejano y de repente fue más fuerte. En ese momento, el peque dio una patada que se vio perfectamente por encima del ombligo, como de enfado. Y lo que vino después pareció una persecución sin éxito. Cuando se empezaba a escuchar otra vez el corazón, el niño se movía a otro lado, como huyendo. Así que la médica abandonó la búsqueda. Estaba claro que estaba bien. Cada vez que escucho los latidos o veo que se mueve no puedo evitar sentir una sensación de alivio.

El paso siguiente fue anotarlo todo en la cartilla y el ordenador y darme los papeles para hacerme los análisis de sangre y de glucosa de este trimestre. Tengo la cita este viernes 11 de mayo a las 8:05. ¡Ains, otra vez tendré que tomar ese “botecito” de azúcar! Pero bueno todo sea por que el embarazo vaya bien. La verdad es que la vez anterior me lo esperaba peor y no fue para tanto. Seré fuerte. 😉

Ya veis cómo van pasando mis días y cómo un día no tiene nada que ver con el anterior. Os dije que iba a ir investigando sobre los mejores artículos para la lista de nacimiento, pero estos días no tengo ánimos. Aún así algunas de vosotras me habéis hecho muy buenas recomendaciones y en cuanto pueda me pondré con ello y os lo contaré.

¡Ánimo, qué el fin de semana está a la vuelta de la esquina! 😘