¡Buenas tardes! Como os avisé el viernes pasado, hoy el post llega por la tarde porque hemos ido a la última revisión de la semana 36 de embarazo en la clínica privada y quería contároslo.

Finalmente, y una vez más, no le hemos visto la cara. Ha sido imposible. Le encanta estar pegadito a la placenta, así que no hay manera. Sí hemos visto que está muy encajado ya, cabeza abajo, la espalda por el lado izquierdo y pies en el derecho. Todo sigue muy bien mediciones, ritmo cardíaco, etc. Y como hasta ahora el peque viene de unos ocho días más de adelanto. Según los datos de biometría está acorde a 37 semanas y 6 días (ya sabéis que cumplimos la semana 37 este jueves que viene). En cuanto al peso estimado según las mediciones ronda ya los 3170 gramos. Así que muy bien. Un bebé hermoso.

Por lo demás, tengo la placenta anterior normoinserta que, aunque suene mal, sólo significa que está bien colocada y no tapona el cuello del útero por donde tiene que salir Liam. El líquido amniótico también presenta valores normales. La tensión está en 10/7, o sea que muy bien también. Y…, redoble de tambores, yo también estoy más gordita: 77,700 kilos, lo que quiere decir que llevo unos 15 kilitos de más.

En cuanto a mis sensaciones, sigo sintiéndome cada vez más incómoda. Nada raro para la fecha en la que estamos. Este fin de semana no he parado y he estado andando bastante, por lo que he podido sentir como me pesa el cuerpo más y más y como se me van hinchando sobre todo las manos. Sigo sufriendo de calambres nocturnos que sumados al calor me impiden conciliar el sueño, pero esto ya es como normal. No recuerdo la última vez que dormí bien.

En definitiva, todo muy bien y seguimos descontando días. ¿Alguna apuesta sobre cuál será la fecha de parto? jijiji Tengo monitores el día 17, ¿creéis que llegaré?