Soy Ángela, aunque la mayoría me conoce como Angy, tengo 39 años y no tengo muy claro a qué me dedico porque durante toda mi vida he tenido que reinventarme varias veces. Personalmente mi familia y amigos me definen como una persona buena, que transmite serenidad, resiliente y dispuesta a ayudar a los demás. Profesionalmente he tocado varios palos y de todos he aprendido mucho.

Siempre he buscado algo que me motive y me impulse cada día para ser mejor y hacer lo que sea lo mejor posible, por ello creo que, al menos en mi caso, no soy una cosa concreta ni creo que vaya a dedicarme a lo mismo durante toda mi vida. Pienso que las motivaciones cambian, las necesidades te guían y lo importante es ir sumando experiencias que hagan ver las cosas con perspectiva y no tener miedo a los cambios. 

Y en ese punto estoy ahora, buscando un nuevo reto y quizás el más bonito y desde luego, si todo sale bien, este sí durará toda la vida: intento ser mamá madurita. No lo he tenido fácil pero desde hace dos años se ha convertido en mi objetivo y quiero compartirlo contigo y, si quieres, que tú lo compartas conmigo. ¿Te animas?

Has llegado hasta aquí, pero… ¿quieres leer mi historia? ¡Bienvenido a Mamá a los 40!